La necesidad espacios creativos en la escuela más allá de los maker espace

* Las imágenes que ilustran este documento forman parte de la investigación desarrollada en el Learning Hub de la Universidad de Adelaida en 2016, así como del espacio maker/biblioteca/hub de Tabakalera (San Sebastian).

En la escuela tradicional, tan solo tres tipos de espacios se han desarrollado de manera diferente a las aulas convencionales: las aulas-taller de arte (plástica y música), el comedor y el gimnasio. En todos estos espacios tienen lugar una serie de actividades diferentes a escuchar y tomar apuntes: dibujar, comer y hacer ejercicio, aún cuando siguen siendo tareas abordadas de manera disciplinaria.

En la otra escuela que deseamos, un elemento de cambio importante debe de ser la de la creación de una serie de espacios creativos (denominados HUBS o incubadoras así como maker spaces a la espera de buscarle un nombre en castellano), que contaminen desde su estética diferente y su cadena de posibilidades los centros y detonen el cambio, hasta conseguir que todo el espacio escolar se entienda como un gigantesco HUB.

 

Room13

La vinculación de las artes con el pensamiento divergente ha conseguido que algunos de los primero proyectos relacionados con estos espacios alternativos, estén relacionados con la producción visual.

El ejemplo más cercano que tenemos es el proyecto ROOM13 (room13international.org), que basado en la idea del estudio del artista, posibilita desde 1994 que 13 estudiantes programen con total libertad las actividades de un espacio de un centro escolar, gestionando los tiempos, la geografía así como las responsabilidades económicas derivadas de esta programación.

Room13, en la actualidad, es un proyecto para el desarrollo de artistas jóvenes en las escuelas de medio mundo y, precisamente, esa vinculación con lo artístico casi en exclusiva, es lo que nos hace entenderlo como un proyecto demasiado concreto. El interés de Room13 radica en entenderlo como un prototipo para, desde allí, aplicar las reglas del juego para el desarrollo de cualquier tipo de conocimiento .

 

Personificación

 Las claves de este Espacio para Deshacer pueden agruparse en cinco bloques conceptuales, empezando por la Personificación. Este espacio ha de ser un espacio que rompa los procesos de estandarización habituales en los contextos educativos, donde sea posible establecer un vínculo personalizado y de alguna manera, territorial.

Debe de incorporar la posibilidad de almacenar y dejar objetos, la posibilidad de que los usuarios puedan aislarse y desconectar así como la posibilidad de trabajar en pequeño, mediano y gran grupo.

También ha de incorporar la realidad de una estética contemporánea que conecte con la identidad de sus usuarios.

 

Inversión en los roles comunitarios (democracia y liderazgo rotativo)

Este espacio ha de ser un espacio de libertad dentro del espacio de sumisión del centro, que fomente el trabajo en comunidad y, en muchas ocasiones, al margen de la autoridad del profesor. Ha de ser un espacio que potencie la autonomía y la toma de decisiones, la responsabilidad y co-responsabilidad en la realización de proyectos de manera colaborativa.

Por estas últimas razones, el sistema de acceso es fundamental: ha de ser libre y fácil, quienes han de tener la llave del recinto han de ser los propios estudiantes que configuren la comunidad de este Espacio para Deshacer.

 

Cuerpo

Un diseño de interiores diferente es un elemento clave en un HUB o maker space, basado en la flexibilidad, la movilidad y la transformación permanente.

La existencia de cocina es un factor fundamental, tal como la existente en el HUB de la Univerisdad de Adelaida, que incluye la posibilidad de agua caliente y fría, microondas y sándwicheras (esto es muy popular en Australia) pero sin fuegos ni neveras.

También es importante la implantación de un Medialab con wifi, posibilidad de selección musical, producción de vídeos y existencia de instrumentos musicales (en este caso otro ejemplo es la biblioteca/HUB del centro Tabakalera en San Sebastian)

Es importante la existencia de vegetación y objetos que conecten con la sensación de relax y espacio privado frente a espacio público, así como la presencia cercana de un baño comunitario.

 

Metodologías de producción de conocimiento alternativas

En este espacio creativo de producción y de reflexión, se pondrían en funcionamiento formas de generación de conocimiento alternativas que impulsen el desarrollo del pensamiento divergente, la experiencia de placer frente a memorización y lo inesperado frente a lo esperado.

Este Espacio para Deshacer se utilizaría de manera gradual para proyectos fuera del horario lectivo pero con el objetivo de ir colonizando, poco a poco, el horario lectivo y que pase de ser un espacio de trabajo no formal a constituirse, al menos en un 50% para pasar a ser el espacio de trabajo habitual de las asignaturas establecidas en el currículum, pero abordadas desde una arquitectura de transmisión alternativa.

 

Evaluación

Un HUB es un espacio que potencia el error, así como herramientas de evaluación que provienen de las artes y potencian el proceso en vez del resultado como la Evaluación por portafolio y el Cuaderno de campo.