“La escuela es la continuación y extensión de la educación de la casa. En clase y en la escuela el niño debe encontrar en la medida de lo posible la atmósfera de intimidad y de libertad que disfruta en su casa. El medio natural o creado por el hombre- la casa, la escuela, la ciudad- forman una parte vital de la educación del niño”.

Cuando leemos este párrafo, de total actualidad, nos sorprende descubrir que forma parte del discurso del pedagogo suizo Heinrich Pestalozzi  (1746-1827), impulsor de la enseñanza pública.

Si hace dos siglos se comenzó a reflexionar sobre las relaciones entre los conceptos de espacio y educación, ¿por qué en el siglo XXI hay tantos centros escolares carcelarios y sin identidad?, ¿qué ejemplos interesantes de arquitectura escolar recordamos?, ¿cuándo empezaron las clases a ser unidireccionales y los alumnos a sentarse unos detrás de otros?

Nos ha parecido importante, como punto de partida para abordar la transformación de los espacios educativos, hacer un breve repaso histórico del origen y evolución de los centros escolares. Si hacemos una revisión de la arquitectura educativa desde el siglo XIX hasta el XXI nos damos cuenta que la historia es cíclica y que cada cierto tiempo hay momentos de gran creatividad e innovación generados, en la mayoría de los casos, por una situación de crisis. Para ilustrar estos apuntes hemos elegido ejemplos que muestran como a lo largo de la historia esa necesidad de cambio siempre se repite y es curioso observar que muchas de las propuestas actuales de centros escolares  las vemos ya testadas en los que en su día fueron escuelas pioneras. Queremos destacar que hemos elegido ejemplos de una manera subjetiva, y  que hay muchísimas escuelas interesantes que seguramente aquí no se mencionan pero que igualmente fueron rompedoras en su momento.

Compartimos con Mark Dudek (Dudek, 2008) que existen tres tipos de enfoques en la arquitectura escolar que se repiten a lo largo de la Historia:

–        Edificios con parámetros de adultos en los que los objetivos fundamentales se basan en garantizar la seguridad y el control dentro de los centros. Son modelos en los que hay una separación total  entre pedagogía y arquitectura y  los niños no forman parte activa de su educación.

–        Edificios aplicando las necesidades espaciales requeridas por un método pedagógico concreto (Montessori, Waldorf, Reggio Emilia etc.) En ese caso sí existe una unión entre pedagogía y arquitectura y se considera a los niños como actores de su propia formación.

–        Edificios diseñados por arquitectos que influenciados por su visión personal en relación a los espacios de la infancia hacen propuestas singulares.

Comenzamos el repaso histórico después  de la revolución industrial, al ser las escuelas en este periodo una prioridad para la arquitectura pública. Aparte de las escuelas en los conventos de la edad media,  los colleges ingleses y las universidades no había  modelos de referencia, así que, en los proyectos de edificios escolares, se opta por la transformación de edificios existentes y se adoptan los estilos historicistas de la época.

En los primeros modelos de arquitectura educativa hay una ausencia total de la escala infantil, es decir, los edificios se diseñaban con un módulo de referencia de un hombre adulto (ventanas altas, mobiliario estándar, estética militar etc.)  La distribución de los espacios todavía no era muy funcional y las aulas se localizaban y se definían sin tener en cuenta la orientación, la higiene o la pedagogía.

15

En 1870 en Inglaterra la educación se vuelve obligatoria y el arquitecto E.R Robson es el encargado de hacer por primera vez una guía de buenas prácticas de arquitectura escolar, uniendo arquitectura y educación. La guía “School architecture: Practical remarks on the planning, designing, building and furnishing of school houses” es publicada en 1874 y en ella sistematiza y toma como referencia los conocimientos adquiridos en sus viajes por Estados Unidos, Suiza y Alemania.

Construye en Londres casi trescientas escuelas siendo pionero en la introducción de diversas configuraciones espaciales basadas en conceptos funcionales e higienistas (las llamadas escuelas victorianas 1870-1914)

En las escuelas victorianas empezamos a ver ya las aulas unidireccionales (un solo profesor enfrentado a varias filas de alumnos) que persisten hasta nuestros días. Esa unidireccionalidad es producida por la rigidez del mobiliario distribuido en líneas paralelas  a la tarima del profesor, en cambio el espacio de las aulas es amplio, flexible y con luz natural.

 

A principios del XX y hasta los años 50 se inicia la concepción de  la educación individual con la formalización  de la Psicología y la Pedagogía. Se introduce  la educación a través del juego (ya impulsada por Froebel), la experiencia (Montessori), la formación musical (Jacques Dalcroce) y la expresión artística (Steiner) y estas nuevas formas de entender el aprendizaje influyen  en muchos arquitectos que luego proyectan  escuelas donde el espacio también enseña.

14

Escuela infantil en Lee County Kentucky, 1900. Las pelotas de colores diseñadas por Froebel utilizadas como herramienta pedagógica.

Destacamos como ejemplo la escuela Avery Coonley  diseñada por el reconocido arquitecto americano Frank Lloyd Wright que basándose en las enseñanzas de Froebel propone toda una fachada de vidrieras con motivos geométricos.

13

Avery Coonley playhouse, Illinois

La política y el preludio del estado de bienestar influyen también en la reflexión sobre los edificios educativos. En 1925 se abre en Ginebra  la Oficina Internacional de la Educación, la preocupación por la infancia y sus derechos deriva en interés por los espacios en los que los niños pasan una gran parte de su tiempo.

Después de la  primera guerra mundial y para mejorar las condiciones de salud en la infancia, aparece un movimiento que promueve sacar a los niños de las aulas, es el Movimiento higienista que en la arquitectura escolar tiene como ejemplos de referencia las escuelas al aire libre de Jan Duiker en Amsterdam (1930), las de Eugène Beaudoin y Marcel Lods  en Suresnes (1935) y La Corona School de Richard Neutra en Los Ángeles (1935).Todas tienen en común la incorporación de un aula exterior, un interés en borrar los límites entre el interior y el exterior, la ventilación cruzada de las aulas y, sobre todo, la vocación de enseñar de otra manera. En el caso de la escuela de Richard Neutra  además cambia la configuración de las aulas eliminando la unidireccionalidad establecida.

11

Escuelas al aire libre en Amsterdam                                    Escuelas al aire libre en Suresnes       

10

Corona School, Los Ángeles

Aunque existen ejemplos puntuales  el urbanismo del Movimiento Moderno (la planificación del zoning con la separación de los usos en la ciudad propugnado por la Carta de Atenas en 1933)  fracasa en el planeamiento de las nuevas escuelas. El fracaso es debido a que no se establece un programa pedagógico y espacial para situar las escuelas en el barrio  y no hay colaboración entre pedagogos, arquitectos y urbanistas en la concepción de las nuevas escuelas en la ciudad.

Afortunadamente en 1946 se inician los Acuerdos de las Naciones Unidas en materia de Educación, Ciencia y Cultura, en los que se da protagonismo al niño convirtiéndolo en sujeto de la educación (y no objeto) Uno de los objetivos fundamentales de Naciones Unidas es plantear una educación adaptada a su edad y considerar los diferentes ritmos de aprendizaje del niño. La educación en la escuela se concibe como la continuidad de la vida en la casa (recuperando a Pestalozzi) Para ello se promueve una arquitectura diseñada con una escala adecuada para la infancia, flexible y variada, con espacios personalizados y en contacto con la naturaleza. Por primera vez se reconoce  el espacio que rodea al niño como parte de su educación.

Con estas premisas surgen escuelas que aúnan educación y arquitectura. Son escuelas innovadoras que implantan otras configuraciones espaciales. En el espacio del aula podemos observar clases con mobiliario agrupado de diferentes formas y dispuesto para trabajar en grupo, aparece la transparencia entre las aulas y una relación fluida con el exterior. En las aulas el profesor se diluye entre los estudiantes, tal y como vemos en la imagen de la Park-Side School, una imagen en blanco y negro que pasada a color podría ser cualquier aula de colegio innovador de nuestros días.

09

Park-Side School. Riverside (Illinois), Perkins & Will architects 1949/50

Los años cincuenta son muy fructíferos para la arquitectura escolar. Arne Jacobsen, arquitecto danés, gana un concurso para la realización de una escuela en las afueras de Copenhague, la Munkegard School, donde desarrolla una tipología con una distribución de aulas en forma de tapiz.  Una extensa “alfombra” de aulas interiores y exteriores, en contacto con el terreno y con doble orientación con la que intenta dar forma a una demandada renovación pedagógica.

08

Munkegard School. Dysegard, Dinamarca.

En este periodo post-guerra  es interesante ver cómo aparecen, de manera puntual y en diferentes países,  arquitectos sensibilizados con el mundo de la infancia y el cambio en la manera de aprender. Para el arquitecto holandés  Aldo Van Eyck la escuela y la ciudad deben ser pensadas como espacios de socialización de la infancia, espacios lúdicos y de experimentación. Diseña cientos de playgrounds en Holanda durante casi treinta años.

Es una época donde se proponen nuevas formas de entender los espacios de la infancia y su relación con la enseñanza y la ciudad. El maestro Le Corbusier cuando plantea  la Unité d’habitation de Marsella, un bloque de vivienda colectiva experimental, sitúa en la cubierta un jardín de infancia, integrándolo con el resto de espacios residenciales del edificio. El jardín de infancia continúa todavía en uso en la actualidad.

06

Escuela Montessori, Delft.

Son ejemplos representativos de dos de los enfoques de los tipos de los edificios escolares clasificados por Dudek. Estos edificios se conciben en consonancia con el  método educativo Montessori y además están diseñados con una  implicación personal del arquitecto hacia los espacios escolares.

Hertzberger plantea la escuela como una pequeña ciudad. Del mismo modo que una ciudad tiene casas, calles, plazas, vistas y actividades diferentes, la escuela debe tener unos espacios semejantes. La casa y la calle se identifican con el aula y el pasillo. Pero su gran aportación es que los pasillos son transformados en “calles de aprendizaje”, “plazas”, espacios colectivos que hacen de transición entre lo público y lo privado donde alumnado, profesorado e incluso familias interaccionan consolidando la comunidad escolar. La idea es que el niño explore al mundo a través de la escuela y el edificio debe facilitar esa exploración. Así vemos pasillos convertidos en amplios espacios de trabajo en grupo, escaleras que sirven de gradas para una clase magistral, aulas domesticadas y mobiliario que se extrae del suelo para flexibilizar usos.

05

Escuela Apollo, Amsterdam

¿Y qué pasa en España todo este tiempo?

Nos parece fundamental como referente en educación la figura de Francisco Giner de los Ríos y la Institución Libre de Enseñanza (1876-1915), a quien reivindica muy acertadamente María Acaso (http://www.mariaacaso.es/por-que-howard-gardner-en-vez-de-giner-o-la-necesidad-de-abordar-el-cambio-metodologico-desde-pedagogías-de-proximidad/ ) como gran defensor de la ecología con esta maravillosa frase “Un día de campo vale más que un día de clase”. Sus planteamientos pedagógicos innovadores hicieron necesarias nuevas propuestas de espacios educativos.

04

Clases al aire libre en el Instituto-Escuela, Madrid. 1933

La residencia de estudiantes, el edificio de bachillerato y el pabellón de párvulos del Instituto Escuela obras de Carlos Arniches y Martín Domínguez, son ejemplos destacados.

La escuela de párvulos (1933-1936) se compone de seis aulas agrupadas de dos en dos. Cada aula se abre en su totalidad a un jardín exterior y hacia los pasillos  con paneles correderos. Además introduce la doble orientación. Esta tipología con parámetros higienistas incorpora una expresionista marquesina en el jardín exterior que aporta una singular identidad. Todos estos mecanismos tratan de diluir los límites del aula y permiten que se funda con la naturaleza, lo que nos suena como una reivindicación actual ya en 1933 era una actuación pionera incluso para Europa.

03

La escuela de párvulos, Instituto Escuela, Madrid.

En 1929 el Ayuntamiento de Madrid inicia un plan de construcción de escuelas uniendo claramente pedagogía (inspirándose en la ILE) y arquitectura. Por primera vez hay conciencia de la importancia del medio físico donde se enseña. Antonio Flórez es nombrado el arquitecto jefe de la Oficina Técnica para Construcciones Escolares  y hasta la guerra civil realiza seis grupos escolares en Madrid, con carácter renovador aunque con una base formal clásica. Además,  por todo el país,  promueve la construcción de cientos de nuevas escuelas.

Con la dictadura se frena todo el impulso de la Segunda República hacia una nueva educación pero existen numerosos ejemplos interesantes de grupos escolares que son construidos por toda una generación de buenos arquitectos para dar servicio a todo el nuevo parque residencial que daba alojamiento a los inmigrantes que llegaron del campo a las grandes ciudades. En el Plan Nacional de Construcciones Escolares participan arquitectos de referencia como Miguel Fisac, Luis Laorga, Vázquez de Castro o  Sáenz de Oiza.

Destacamos el colegio Lourdes en Batán (Madrid) de Sáenz de Oiza para la Fundación Hogar del Empleado en 1961-63 como muestra de ejemplo innovador al explorar forma y pedagogía. Sáenz de Oiza propone una planta con espacios interiores y exteriores circulares (influenciado por las escuelas al aire libre de Amsterdam 1955 Aldo van Eyck) En este ejemplo es interesante como se adopta “el corro” como la mejor forma de educar y jugar, rompiendo la rigidez de las aulas convencionales y propiciando una educación más participativa. Sin embargo, parece contradictoria la disposición del mobiliario, que se dibuja con los pupitres alineados.

02

Escuelas de la colonia Nuestra señora de Lourdes. Madrid

Con el cambio de siglo hay muchos buenos ejemplos que surgen al aplicar a los edificios escolares los conceptos de algunas corrientes pedagógicas ya asentadas. Las Escuelas Reggio Emilia, impulsadas por Loris Malaguzzi,  conciben el espacio como “el tercer profesor”,  un lienzo blanco en el que el niño es el protagonista de su aprendizaje y colonizador de su espacio.  La Institución Reggio Emilia plantea desde los años 60 del siglo XX, por primera vez, un modelo de edificio replicable que favorece el aprendizaje a través del espacio. En España actualmente las instituciones públicas todavía no han revisado los pliegos de referencia para la construcción de centros escolares y no se concibe el espacio como medio de aprendizaje pero  sí hay ejemplos de arquitectura escolar que se han inspirado en la filosofía Reggio Emilia y se nota en su calidad espacial.

Desde las primeras arquitecturas educativas concebidas en el siglo XIX hasta nuestros días se han vivido momentos de evolución hacia modelos físicos innovadores pero también se han dado otros periodos de involución hacia estructuras más tradicionales. La clave está en la transformación de la consideración del objeto/usuario de los espacios en sujetos/actores de su aprendizaje.

La sociedad hoy en día demanda ciudadanos creativos, capaces de adaptarse a situaciones variadas y de responder con imaginación a los problemas, cada vez más complejos, que nos presenta el mundo.

¿Pero cómo deben ser entonces las escuelas del siglo XXI que acojan a mujeres y hombres del futuro? La mayoría de las escuelas actuales  se han quedado obsoletas  en su  arquitectura y en su metodología pedagógica. Necesitamos reflexionar todos juntos (instituciones, comunidad escolar y técnicos) sobre cuál es el modelo de escuela que queremos, y cómo se traduce en el espacio.

Después de estudiar los ejemplos expuestos, es necesario volver al inicio y posicionarse. La  arquitectura y la pedagogía deben ir  juntas para conseguir un modelo  de escuela reproducible y que no sólo existan ejemplos de referencia puntuales. Afortunadamente en muchos países ya está iniciado el cambio y estudios de arquitectos finlandeses como Vestas, todo el equipo de The third teacher en Estados Unidos o claramente el ya estudio internacional de Rosan Bosch están siendo los motores de una transformación integral que debe llegar a todos los niveles de la educación.

En nuestro país hemos aceptado la necesidad del cambio del paradigma en educación y para ello la transformación de los espacios escolares debe ser uno de los pilares fundamentales. La revisión histórica nos permite recordar un gran número de buenas prácticas en las que inspirarse desde una lectura contemporánea contextualizada en el siglo XXI.

01

Academy for global citizenship, Chicago. Studio gang, arquitectos y Rosan Bosch, consultoría.

Bibliografía

“Schools and Kindergarten. A design manual“ Mark Dudek Birkhauser 2008

“The New school “Alfred Roth. Girsberger Zürich 1957

“Canon de centros escolares del siglo XXI”. Grupo de investigación ARKRIT. Fernando Casqueiro. Mairea libros. 2014

“Arquitectura y pedagogía en el desarrollo de la arquitectura moderna”. Francisco Ramírez Potes. Revista Educación y Pedagogía, vol. 21, número 54, mayo-agosto 2009.

“Las colonias del hogar del empleado. La periferia como ciudad”. María Antonia Fernández Nieto. Tesis doctoral, 2006

Le Corbusier. Obras completas

Arne Jacobsen. Thau, C y Vindum. K. arkitektens Forlag. Danish architectural press 2001.

Webs

http://petemedway.blogspot.com.es/2008/03/my-victorian-education-in-victorian.html

http://www.victorianschoolslondon.org.uk

https://archive.org/details/schoolarchitectu00robsuoft

http://etsavega.net/dibex/Neutra_Emerson.htm

Munkegård School, “la escuela de Jacobsen” . 1951-1958

Interview with Herman Hertzberger

http://www.mariaacaso.es/por-que-howard-gardner-en-vez-de-giner-o-la-necesidad-de-abordar-el-cambio-metodologico-desde-pedagogías-de-proximidad/

http://es.paperblog.com/instituto-escuela-madrid-2272578/

http://gredos.usal.es/jspui/bitstream/10366/127182/1/DCA_Rodr%C3%ADguezM%C3%A9ndez_Movimientomoderno.pdf

Antonio Flórez Urdapilleta, arquitecto de colegios

http://studiogang.com/project/academy-for-global-citizenship

http://www.laciudadviva.org/blogs/?p=14016